por César Velásquez febrero 21, 2019

Mucho antes  que SpaceX poniendo autos Tesla en órbita al ritmo de David Bowie, antes de la frasecita de Neil del pequeño paso del hombre y el gran salto para la humanidad, aunque después del viaje a la luna de Méliès, el soviético Yuri Gagarin se convirtió en el primer cosmonauta de la raza humana (sin contar posibles abducciones). Pero lo que no se cuenta, es que el primer viajero al espacio exterior usaba un reloj de pulsera durante su travesía: un reloj Shturnmanskie.

Porque sí amigos, no sólo Rolex, Casio y Timex hacían relojes. Al otro lado de la cortina de hierro los relojes soviéticos estaban acompañando los grandes momentos de la carrera espacial de la URSS. Gagarin puso el primer artefacto terrícola para la medición del tiempo en órbita, pero también los relojes de pulsera del bloque comunista estuvieron presentes en hazañas tales como: la primera caminata espacial, la estancia más larga de una misión afuera de la Tierra y con la primera mujer cosmonauta (quien también fue la primera civil  en realizar un viaje espacial).

Bajo el liderazgo de Stalin, entre las medidas para reducir las importaciones extranjeras y el fomento de la industria nacional, se fundó la Первый Государственный Часовой Завод, más conocida en español como la primera fábrica de relojes del estado a eso del 1930,  que tras un par de cambios de nombre, llegó a llamarse Poljot (“Vuelo”), una vez realizada la proeza de Gagarin y en su honor. Con este nombre, más coherente a su rubro, esta marca creadora de relojes espaciales se hizo conocida.

Algo anecdótico es que esta industria relojera comenzó luego de que la URSS comprara dos empresas relojeras estadounidenses en quiebra. Para comenzar, lo que hicieron fue, básicamente, llevarse a la Unión Soviética toda la maquinaria, engranajes y partecitas, incluso relojeros gringos para formar a los obreros soviéticos. Y bueno, teniendo en cuenta que el principal fin de esta industria era equipar con relojes al Ejército Rojo, este origen podría causarnos algo de gracia o confusión, pero bueno, los negocios son cosa rara y la plata trasciende colores políticos.

Durante su historia, Poljot tuvo una activa relación con la industria militar. Y en el año 1949 se comienza a producir el reloj Shturnmanskie. Modelo exclusivo para la fuerza aérea de la URSS, que fue el que le entregaron a Yuri Gagarin. Con este modelo comienza la relación de esta industria relojera con las misiones espaciales, pues su uso no se reducía sólo a dar la hora, ya que un reloj mecánico era vital para tareas como mantener la coordinación con la base de operaciones en la Tierra. Por esto, un reloj de pulsera con cronógrafo de Poljot era un accesorio imprescindible para todo astronauta.

Hoy en día, Poljot ya no existe. Tras la caída de la URSS, la empresa se disolvió y se separó en varias empresas. Algunas mantienen la estética de estos modelos que orbitaron la Tierra durante la Guerra Fría, pero la relación con la industria espacial prácticamente inexistente. Pero queda en nuestra memoria, que en la odisea espacial del último siglo, los humanos levantaron sus brazos en un ambiente de microgravedad, dentro de trajes y naves perfectamente presurizadas, para interpretar el tiempo en estos aparatitos llenos de intrincados engranajes.

 

 


2 Respuestas

tamara hernández
tamara hernández

febrero 28, 2019

ke riko

Santiago Contardo
Santiago Contardo

febrero 25, 2019

Qué dura webada

Dejar un comentario

☢️Déjanos tu correo ☢️